amanecer llanero

Renueva tu energía: La conexión esencial con la naturaleza

Alejarnos de los factores estresantes de la vida cotidiana, es una forma útil de liberarnos del estrés y recargar nuestras baterías. Pero el ajetreo y el bullicio de los centros vacacionales y los hoteles no forman parte de la propuesta que quiero hacerte. Cuando te hablo de una conexión con el mundo natural me refiero a que salgas a caminar por el campo, que tomes el sol (y si vives en una ciudad fría como Bogotá, existe una clara posibilidad de que tengas deficiencia de vitamina D),  sentarte junto a un lago y tomar aire fresco. Estas simples acciones, según concluyen algunos estudios científicos tendrán un efecto positivo y duradero en nuestro bienestar social y personal. 


Si definimos la conexión con la naturaleza, podemos decir que se trata del nivel de acercamiento que tenemos con ella, haciéndola parte de nuestra identidad. Si pasamos tiempo en el campo con frecuencia, vamos integrándonos con la naturaleza y  la vamos entendiendo para finalmente poder cuidarla y protegerla. 


Sin embargo, pasar tiempo en el campo no es la única forma de crear esta conexión, si tienes la fortuna de vivir cerca de la naturaleza o si la ves por la ventana de tu carro mientras viajas, en pinturas o en videos,  también crean  un impacto positivo en nosotros, haciéndonos sentir parte de algo más grande y ayudándonos a poner las cosas en perspectiva. Con el afán en el que hoy vivimos, los horarios de trabajo o estudio y las obligaciones familiares, podemos olvidar fácilmente el panorama general. ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste a contemplar el significado de la vida? La naturaleza promueve un saludable y necesario tiempo a solas en el que te brindas un espacio para reflexionar sobre tu vida, tus decisiones y las cosas que son realmente importantes para ti; además, es una muy buena opción para pasar un tiempo en familia alejados de las pantallas.


Si estás, por ejemplo en la cima de una montaña viendo la ciudad que se encuentra debajo, puedes aunque sea por un minuto,  darle sentido a este mundo loco y al viaje de la vida que hacemos juntos. Pero cuidado; las opciones para entrar en contacto con la naturaleza no tienen por qué ser complicadas o costosas. Partamos del hecho que el ecosistema no está formado únicamente por bosque, árboles y montañas. Con el sólo hecho de mirar hacia arriba, puedes contemplar las estrellas en una noche despejada o las nubes flotando en el cielo a lo largo del día. Si sales a la calle, observa lo crece bajo tus pies: los jardines, los árboles en los separadores de las avenidas o mejor aún, puedes contemplar aquellas plantitas que se las arreglan para crecer en las grietas que hay entre la roca y el concreto. 


El mundo tiene tantas opciones naturales y gratuitas para que podamos volver a estar en contacto con la naturaleza, que no hay excusa para no intentarlo, además si estás aquí leyendo esta publicación es porque al igual que a mi te interesa cuidar el mundo en el que vivimos y como dijo Stephen Jay Gould : "No podemos ganar esta batalla para salvar especies y entornos sin forjar un vínculo emocional entre nosotros y la naturaleza también, porque no lucharemos para salvar lo que no amamos”
 

Regresar al blog