beneficios de hacer ejercicio

8 Cosas que cambiarán la forma en que te acercas al ejercicio

Hoy quiero hablarte de un tema un poco diferente a lo que ves normalmente en el blog, pero que identifico como aspecto importante en nuestra vida y tiene que ver con nuestra salud y el autocuidado: el ejercicio. Debo confesarte que siempre vi la actividad física como una tarea compleja y aburrida de la que yo no quería formar parte, y cada vez que emprendía algún plan de “dieta” para bajar de peso, mi esposo siempre me recalcaba la necesidad de añadir el ejercicio a mi plan alimenticio para poder obtener resultados duraderos. Fue algo que decidí ignorar por mucho tiempo porque la verdad es que de niña no fui muy buena para los deportes ni nada de eso, así que era algo que no me llamaba mucho la atención.

Sin embargo, empecé a investigar un poquito sobre el tema y para mi sorpresa me encontré con que el ejercicio trae muchísimos más beneficios que el simple hecho de controlar el peso corporal, de hecho, es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra salud y éste, es el primer aspecto. Te listo a continuación algunos de los muchos beneficios que encontré sobre el ejercicio y que he podido comprobar:

1. Ayuda a controlar tu peso

2. Disminuye la presión arterial 

3. Aumenta tus niveles de energía

4. Te da fuerza y equilibrio 

5. Mejora la calidad de sueño

6. Reduce la ansiedad y la depresión

Ahora bien, luego de saber que iba a traer muchas cosas buenas a mi vida, te cuento mi segunda equivocación y a su vez, el segundo aspecto a tener en cuenta: salí de inmediato y me inscribí en un gimnasio cerca de la casa. ¿Por qué te digo que fue una equivocación? pues bien, resulta que luego de ir por una semana, mi horario de trabajo se cruzaba en varias ocasiones con mis planes de ir a entrenar y de esta forma empecé a faltar muchas veces hasta que ya no volví más. Éste fue mi tercer desacierto: para convertir el ejercicio en una rutina, se requiere determinación, constancia y disciplina. Pero, cuidado, con esto no estoy diciendo que tengas que hacer ejercicio todos los días y si hay un día que no entonces ya todo se perdió, NO!.

Para poder mantenerte motivado y no renunciar en el intento, te presento ahora el tercer aspecto que considero esencial: los tipos de ejercicio. Existen varias clases y puedes practicarlos todos o sólo aquellos que más te gusten y/o se ajusten a tu tiempo y a tu cuerpo. Healthline menciona los siguientes:

- Aeróbico: Programas de acondicionamiento físico que incluyen alguna forma de movimiento continuo, como nadar, correr, bailar.

- Fuerza: Estos ejercicios ayudan a aumentar la potencia y la fuerza de los músculos como el levantamiento de pesas.

- Calistenia: Estos movimientos generalmente se realizan sin equipo de gimnasio utilizando grandes grupos de músculos como las sentadillas o flexiones.

 - HIIT:  Entrenamiento a intervalos de alta intensidad. 

- Circuitos de entrenamiento: Jornadas cronometradas de alta intensidad que combinan ejercicios aeróbicos y de resistencia.

- Equilibrio o estabilidad: diseñados para fortalecer los músculos y mejorar la coordinación corporal, el más conocido en su tipo es el Pilates.

- Flexibilidad: Ayudan la recuperación muscular, mantienen la amplitud de movimiento y previenen lesiones. Los ejemplos incluyen yoga o movimientos individuales de estiramiento muscular.   

Luego de mi primer intento fallido en el gym, opté por empezar a hacer ejercicio en la casa, para de esta forma poder ajustarlo a mis horarios e intentar ser constante y aquí vienen los dos siguientes aspectos. El horario y el plan de entrenamiento.

Existen muchas personas que se ejercitan en distintos momentos del día. Mi momento, es la mañana. Me resulta fácil comprometerme y terminar antes de que las responsabilidades del día aparezcan. Cuando dejaba esta tarea para la noche, me sentía cansada después del trabajo y era difícil encontrar motivación.  Como no sabía qué ejercicios hacer, cuantas repeticiones y demás, busqué videos en YouTube y me encontré con mi mejor aliado hasta ahora: los planes de entrenamiento de Gym Virtual. Y digo que es mi mejor aliado porque tiene un plan para principiantes con el que pude empezar sin desanimarme por no ser lo suficientemente fuerte y poco a poco ir mejorando. Es genial en verdad porque cuentan con un calendario de ejercicios mensual que incluye ejercicios de cardio, HIIT,  fuerza, estiramientos y planes de alimentación. Para mi ha sido lo máximo, porque así descubrí el quinto aspecto; cuando empecé a ejercitarme, era del tipo independiente, es decir, no me sentía cómoda haciendo ejercicio rodeada de muchas otras personas, me sentía a gusto entrenando en la sala de mi casa y así pude empezar a volver el ejercicio parte de mi día a día. Por supuesto, existen personas que les sucede todo lo contrario; encuentran su motivación entrenando con amigos en el gimnasio, pero ese no era mi caso. Lo importante es que descubras cuál escenario te agrada más ya que es clave a la hora de comenzar.   

Después de algunos meses de entrenar en la casa, quería probar otras cosas y opté por hacer actividades al aire libre los fines de semana. Empezamos a salir a trotar los domingos, íbamos a montar en bici o a nadar, y durante algunas semanas opté por ir a un estudio de yoga. Como destinábamos tiempo del fin de semana para estas salidas, entonces algunos días de la semana descansaba y aprovechaba el tiempo para hacer cositas en la casa que nunca faltan. Te cuento esto, porque creo que es el sexto aspecto que hay que tener en cuenta, nuestra vida no es plana, existen días pesados y otros no tanto; por eso hay que intentar llevar un equilibrio entre tu trabajo, tu estudio, tus que haceres, y el ejercicio. Al inicio te decía que es muy probable que se presente un momento en el que no puedas hacer ejercicio por x o y razón, pero que no es motivo para tirar la toalla. Si has optado por realizar actividades físicas que te gustan y ejecutarlas de la forma en la que te sientas mejor: sola o en compañía, en casa, en el gimnasio, en la escuela de baile, en el estudio de yoga, o en cualquier otro lugar, desarrollas una pasión por estar en movimiento que te permite incorporar el ejercicio a tu vida sin que lo sientas como un castigo.

Llegados a este punto, vas a empezar a notar la transformación de tu cuerpo con el paso del tiempo y aquí llegamos al sétimo aspecto en el que te pido no caer: ¡No te compares! El único proceso que debe importarte es el tuyo, recuerda que cada cuerpo y cada persona es diferente y por ende llevarán un proceso diferente.  

El octavo y último aspecto es la alimentación, aunque vale la pena aclarar que debes considerarlo desde el primer día. Es de suma importancia mantener una alimentación balanceada incluyendo frutas, vegetales, carbohidratos y proteínas al igual que beber líquidos para mantenerte hidratado. Al principio pensaba que los carbohidratos eran mi principal enemigo, pero luego descubrí que lo importante es evitar aquellos productos procesados y refinados. El arroz, la avena, las papas son muy buenas opciones para incluir en tus preparaciones, recordando siempre que no deben ser el principal componente de tus comidas.

Estos son los 8 aspectos que quería compartir contigo, espero que te ayuden a incluir la actividad física en tu vida de forma fácil y entretenida empezando a partir de hoy.  

Regresar al blog