scrunchies de tela para el pelo

Cómo cuidar tu cabello sin gastar de más

El cabello al igual que muchas otras partes de tu cuerpo necesita cariño y cuidado. Y con esto no me refiero a costosos tratamientos y champús, los cuales, irónicamente en la mayoría de las ocasiones resaltan dentro de sus ingredientes productos naturales que podemos adquirir y preparar para una mascarilla fresca y 100% confiable, ya que conocemos los ingredientes y proporciones que contienen por haberla preparado nosotras mismas no te parece? Lo que te propongo hoy, es que creemos una rutina para ayudar a que tu cabello se restaure y se mantenga lindo de forma natural, requiere tiempo y paciencia, pero, valdrá la pena. 

Entremos en materia precisamente con las mascarillas naturales que puedes hacer tú misma, aprovechando lo que ya tienes en casa. Previo al lavado de tu cabello, nútrelo con productos naturales. Por ejemplo: licua cristales de sábila y aplícala de medios a puntas. ¡Si un banano o aguacate se te maduraron en extremo no los tires! Espíchalos con un tenedor y aplícalo de medios a puntas. Deja cualquiera de los productos anteriores por 20 minutos en tu cabello antes de lavarlo. También puedes hacerte un masaje con aceite de coco o de almendras incluyendo a tu cuero cabelludo para minimizar la fricción entre los mechones de cabello durante la aplicación del champú. Respecto al lavado de tu cabello, te invitamos a tener en cuenta lo siguiente: 

  • Lava tu cabello cada dos o tres días para asegurar que esté libre de suciedad y exceso de grasa. 
  • Elige champús sin químicos y que se adapten a tu tipo de cabello 
  • Si en tu rutina usas acondicionador, recuerda aplicarlo de medios a puntas, nunca en tu cuero cabelludo y enjuaga muy bien. 
  • Seca tu cabello de forma natural, sé que este es un punto muy difícil para muchas de nosotras porque nos agrada el look que obtenemos con un secador de pelo o una plancha de calor, pero vas a notar que tu cabello te agradecerá este cambio, deja el secado con calor para ocasiones especiales, verás cómo tu cabello se repara de una forma extraordinaria. Al salir de la ducha retira el exceso de humedad de forma suave con una toalla o con una camiseta de algodón de esas viejitas que tenemos en el closet y que por ser tan suavecitas no queremos tirar, también serán suavecitas con tu cabello. 
  • El cabello húmedo es mucho más frágil que cuando está seco por esta razón, no debes irte a la cama con el pelo mojado y si puedes no lo peines inmediatamente después de salir de la ducha. Espera un rato a que tu pelo se seque y usa un peine de dientes anchos ya que estos no dañan tu cabello. 
  • Para peinar tu cabello inicia primero con las puntas para quitar los enredos y luego vas subiendo en tramos más largos cada vez hasta llegar a la raíz del cabello, de esta forma esparces correctamente el aceite capilar natural y evitas roturas. 
  • Respecto a los peinados y la forma en la que llevas tu cabello en el día a día, vamos a hacer unas consideraciones importantes: 
  • Como te dije antes, el cabello mojado es mucho más frágil en comparación a cuando está seco, por esta razón espera a que tu cabello esté completamente seco antes de hacerte algún peinado. 
  • Usa scrunchies de tela para el cabello en lugar de las gomas de plástico. Éstas últimas quiebran tu pelo terriblemente y las scrunchies duran mucho mas tiempo. 
  • No te aprietes demasiado el cabello al hacer una cola de caballo o cualquier otro peinado. 
  • No uses el mismo peinado todos los días; sea una cola de caballo, un recogido medio o bajo, pelo suelto, trenza, entre otros. Rótalos en la semana e incluso en distintos momentos del día. 
  • Cuando vayas a dormir no ates tu cabello, déjalo suelto para que se relaje 
  • Cuando salgas al sol por tiempo prolongado usa sombrero para cuidar tu cabello y si vas a la piscina, aplica un acondicionador para proteger tu cabello de los químicos y las sales del agua. Por último, pero no menos importante, es un hecho que una buena alimentación influye en la salud de tu piel y por supuesto también de tu pelo, por esta razón come abundantes y variadas frutas y verduras y bebe mucha agua, tu pelo lucirá esa dieta saludable con orgullo. 

Como ves estos consejos son fáciles de seguir, no necesitas productos costosos o cosas especializadas, usas lo que tienes en casa y de paso ayudas al planeta ¿cómo? Si haces tus mascarillas naturales, evitas empaques innecesarios, si secas tu pelo naturalmente, reduces tu consumo de energía, si usas scrunchies reduces los residuos de las gomas de plástico, si eliges champús naturales, tienen presentaciones en barra o están empacados en materiales que pueden reciclarse.  

Espero con estos consejos poder motivarte a optar por alternativas naturales, económicas, hechas en casa y con un impacto positivo en el ambiente y en tu cabello. 

Regresar al blog